Gollaores

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Gollaores

Mensaje por Décimo el Miér Dic 29, 2010 10:26 am

(Extraido de



Ha
pasado casi un siglo, ya, desde que "los Gollaores" los 28 de
Diciembre corrían las calles de Camuñas "degollando inocentes".


Solo
la memoria de los ancianos de Camuñas, y unas breves líneas,  puede anotar
lo que antaño fue una tradición basada en la muerte de los inocentes en la que
los romanos buscaron al hijo de Dios para su sacrificio, llevándose a su paso a
cualquier niño nacido en ese tiempo. 


Así
en Camuñas, nuestros mayores aun relatan sobre aquella representación, como si
de textos bíblicos se tratara.


Dos
varones vestidos alegóricamente de romanos llevaban a cabo esta ancestral
representación. En la cabeza portaban una especie de bonete, sus cuerpos iban
cubiertos con una túnica roja y unos pantalones rotos en la parte de abajo a
especie de flecos. En los pies, se dice que llevaban unas albarcas o sandalias
típicas de la época, ¡suponemos!. Y en sus manos un imponente sable que
imprimía a la situación su carácter homicida. A todo esto se añadía un matiz sangriento
y casi de horror, consistía en cubrir todas las partes visibles de la piel, que
no eran pocas aun siendo el mes de Diciembre en el que la acción del frío es
bastante importante, con el pigmento rojo que proporciona el pimentón, de esta
manera la característica principal de la situación se ponía en evidencia,
"la sangre".


Era
en la misa del día de los Santos Inocentes cuando comenzaban su simbólica
actuación. "Los Gollaores" situados en el altar, por delante del cura
aprovechaban para cruzar de forma contundente sus sables, en signo de rebeldía,
cuando éste daba la espalda a los súbditos. Al finalizar la misa corrían a las
puertas del templo donde esperaban la salida de los fieles.


Aun
recuerdan nuestros mayores, entonces niños, con cierta melancolía, el terror
que les inundaba cuando aquellas caricaturas de romanos con voz tenebrosa y
aterrorizante les decían, a la salida de la iglesia:


"¡chavo, si no te gollo!"  



frase que daba nombre a los personajes, ("los gollaores"), y que
podríamos traducir como el soborno que aceptaban los romanos en tal sangrienta
acción. Si no se hacia efectivo dicho soborno en el acto, la persona era
degollada simbólicamente con una mancha de pimentón en el cuello. Esta actitud
se llevaba a cabo el resto del día por todas las calles de Camuñas, yendo
puerta por puerta pidiendo el tan preciado "chavo" (ochavo; del
latin: octavus Moneda de cobre con peso de un octavo de onza y valor de dos
maravedís, mandada labrar por Felipe III y que, conservando el valor primitivo,
pero disminuyendo en peso, se siguió acuñando hasta mediados del siglo XIX).
También los viandantes eran sometidos a tales efectos.


Quizás
los niños eran los más afectados por la presencia de dichos personajes, algunas
habitantes de Camuñas aún recuerdan como al ver a los dramáticos
"gollaores" corrían aterrorizados a esconderse bajo las camas de sus
casas.


Se
dice que eran un mismo grupo de hombres el encargado de realizar año tras año
esta actividad, eligiendo a dos de ellos cada año, para llevarla a cabo. La
importante y aparente recaudación, también se dice, que era empleada en una
"comilona" o celebración que realizaba dicho grupo, como si de un
festejo romano se tratara, ¡permítasenos la conjetura!.


Así,
Camuñas, un pueblo de importantes costumbres, ha visto como una de sus
tradiciones ha ido deteriorándose en el periodo de la posguerra, llegando a
morir, aunque todavía la memoria de algunos camuñeros la mantenga viva.
Aún resuena el 28 de Diciembre en Camuñas la terrorífica frase: 


"¡Chavo,
si no te Gollo!".
Ayer 28 de diciembre de 2010, salieron a la calle los "Gollaores de Camuñas" . A pesar de la poca afluencia de público nos brindaron con unas imágenes que evocan otros tiempos, ¡Gracias por ello! volví a ser niño por un instante.

Décimo
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.