UN POCO DE NUESTRA HISTORIA CERCANA: EL HIJO DEL CID POR AQUI CERCA.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

UN POCO DE NUESTRA HISTORIA CERCANA: EL HIJO DEL CID POR AQUI CERCA.

Mensaje por Yoda el Lun Oct 13, 2008 7:50 am

DATOS EXTRAIDOS DE WIKIPEDIA.


En 1085 Alfonso VI el Bravo, rey de León y Castilla, conquista Toledo, la antigua capital del reino visigodo antes de la derrota del río Guadalete,
y a ella traslada su capital, exigiendo a los desgastados reinos de
Taifas elevados tributos. Alfonso VI se encuentra su apogeo y se hace
nombrar Imperator e incluso Rex Ibericus.
Al año siguiente, el rey decide afianzar su poder en el Norte de
Hispania y pone sitio a Zaragoza, capital de la taifa del mismo nombre.
El emir Yusuf ibn Tashfin
desembarca en la taifa de Algeciras en auxilio de los débiles reyes
musulmanes. Alfonso VI, que no está dispuesto a tolerar esta osadía,
levanta el cerco de Zaragoza y se dirige al encuentro de Yusuf. El rey
sufre una humillante derrota en la batalla de Sagrajas,
donde al menos la mitad de su ejército es masacrado: los Almorávides
rematan a los heridos en combate y agradecen a Alá la victoria subidos
a un montón de cabezas de los cristianos.
Pero no es Alfonso VI el único que lucha contra los musulmanes: Rodrigo Díaz de Vivar,
conocido como “El Cid Campeador”, asola Levante y se apodera de la
plaza fuerte de Valencia (1094) convirtiéndola en capital de un
principado que él gobierna. Posteriormente derrota a Yusuf en dos
ocasiones: En Cuart de Poblet (1094) y cerca de Gandía, en Bairén (1097) unidas sus tropas a las de Pedro I de Aragón. Pero mientras Rodrigo Díaz lucha en Levante, un ejército Almorávide capitaneado por Mohammed Ben al Hach se dirige a Toledo.
El rey decide desafiarlos en Consuegra,
pero la escasez de tropas le obliga a pedir refuerzos a “El Cid”, quien
tras vencer en Bairén puede permitirse mandar refuerzos a su señor, y
como muestra de amistad los envía al mando de su único hijo varón,
Diego Rodríguez, heredero de su linaje. Diego llega con refuerzos y
poco después su padre le envía la caballería de Álvar Fáñez,
la cual es emboscada por los Almorávides en las proximidades de Cuenca:
algunos jinetes caen en el combate, otros deshacen su andadura hasta
Valencia y los pocos restantes marchan con él hasta Consuegra.
Con asombrosa rapidez Alfonso reúne sus tropas en Consuegra,
colocando su campamento en el castillo; allí se siente seguro, pues
desde su torre albarrana, antigua fortaleza romana y posteriormente
musulmana, se divisa todo el llano circundante. Manda reforzar las
murallas de la ciudad y espera a los Almorávides que no tardaran en
llegar.
Alfonso VI coloca a Álvar Fáñez, experto comandante de caballería
apoyando a Pedro Anúrez, cuyos hombres son tropas de elite; después
coloca a Diego con las tropas de “El Cid”, las mejor armadas, y manda
al conde García Ordóñez proteger con su caballería la vida de Diego.
García Ordóñez, era un antiguo enemigo del Cid. (Según el Cantar de Mío
Cid, en una ocasión en que el rey Alfonso había encomendado a éste
cobrar las parias al rey de Sevilla, el de Granada, Almudafar, se
dirigió a saquearla ayudado por algunos nobles entre los que estaba
García Ordóñez. El Cid salió con todas sus tropas a plantar batalla a
Almudafar y tras apresar en ella a García segó con su espada un mechón
de la barba, lo cual era ofensa gravísima).
La infantería cristiana se dirigió contra la almorávide, apoyado
cada contingente por otro de caballería. Los cristianos consiguieron
romper las filas de la infantería, pero las alas almorávides, formadas
por jinetes, envolvieron a los cristianos. El rey ordenó retirada y,
mientras en el flanco izquierdo se replegaban Pedro Anúrez y Álvar
Fáñez juntos, en el derecho sólo lo hizo García Ordóñez sin ayudar a
Diego Rodríguez, quien rodeado por sus hombres, y estos a su vez por
los enemigos, no aguanto mucho más y fue muerto.
Alfonso VI se refugió dentro de la ciudad, que no tardo en caer, y
se retiro al castillo, un bastión inexpugnable en lo alto de un cerro.
Tras 8 días de sitio, sin agua, ni apenas comida, y con sólo unas
centenas de hombres, Alfonso VI resiste el asedio de los moros que
intentan escalar sus murallas. Tras el octavo día los almorávides,
diezmadas sus tropas, sofocados por el calor y temiendo la llegada de
refuerzos cristianos, levantan el sitio y se retiran.
Alfonso VI perdió muchos hombres, pero uno de ellos destaca sobre
los demás: Diego Rodríguez, hijo de “El Cid Campeador”, cuyo valor,
entrega y muerte se celebran cada año desde 1997 en Consuegra.
La Batalla de Consuegra fue el segundo gran combate directo entre el ejército castellano-leonés y el almorávide.
Yusuf ibn Tasfin, 10 meses después de la Batalla de Consuegra, en junio de 1098, volvió a África, a Marrakech, satisfecho por sus numerosas conquistas.

_________________
Educado ser siempre debes.(Yoda)
Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas. (proverbio árabe)
Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla. ( Sigmund Freud)
La estupidez es una curiosa enfermedad, no es el enfermo quien la padece, sino los demás.(Voltaire)
Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz.(Leonardo da Vinci)
Quien habla mal de mí a mis espaldas mi culo contempla. (Winston Churchill)
No puedo decir que no estoy en desacuerdo con usted (Groucho Marx)
Puede que no comparta lo que piensas, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirto (Voltaire again)
avatar
Yoda
Admin

Cantidad de envíos : 73
Fecha de inscripción : 02/10/2008

http://camunenpaz.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.